miércoles, 30 de junio de 2010

Informe de ASAPMI

El pasado miércoles 16 de junio de 2010, de 19 a 21 hs. se llevo a cabo el 2do. Café Asápmico en la Biblioteca Nacional - Sala "Cortázar" - Agüero 2502 - Ciudad de Buenos Aires, el cual contó con la presencia de tres miembros activos del Instituto de Derechos de Niñez y Adolescencia, los cuales asistieron en calidad de representantes de este Colegio.
El tema desarrollado fue “El denominado Síndrome de Alienación Parental” Cine debate. La disertación estuvo a cargo de los Doctores Fernanda Tarica y Juan Pablo Viar, miembros de la mencionada Asociación.
Se exhibió el documental “Breaking the Silence”* subtitulado en castellano por la Asociación “Crecer sin violencia” de Madrid, España. Este documental forma parte de la demanda que han interpuesto ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos un grupo de madres y sus hijos e hijas maltratados, víctimas de la admisión del S.A.P (SINDROME DE ALIENACION PARENTAL) en la justicia, en coordinación con otras organizaciones nacionales estadounidenses. Las organizaciones que presentan la demanda afirman que en los tribunales de E.E.U.U. por la frecuencia de la adjudicación de la custodia de los hijos a toxicómanos y abusadores de menores, no han podido proteger la vida, las libertades la seguridad y otros derechos humanos a las madres maltratadas y sus hijos. El trabajo consistió en observar el video donde tanto madres como hijos relatan el calvario sufrido de parte de sus agresores y por quien tenían que administrarles JUSTICIA. Seguidamente se abrió a debate.
Los Cafés de Asapmi son actividades mensuales y gratuitas que brinda la asociación a todos sus socios. Para aquellos que no son socios y que deseen acercarse a la misma, el bono de contribución es de $20 por encuentro.
*(Se entrego una copia del documental exhibido el cual se encuentra a su disposición en la biblioteca del Colegio de Abogados de Morón).

¿QUE ES EL S.A.P?
De Wikipedia, la enciclopedia libre
El síndrome de alienación Parental o SAP (del
inglés parental alienation syndrome), es un término que el profesor de psiquiatría Richard A. Gardner acuñó en 1985. En el estudio que realizó en casos de divorcios conflictivos o destructivos, se refirió al conjunto de síntomas que resultan del proceso por el cual un progenitor, mediante distintas estrategias, transforma la conciencia de sus hijos con objeto de impedir, obstaculizar o destruir sus vínculos con el otro progenitor, hasta hacerla contradictoria con lo que debería esperarse de su condición, como Parental Alienation Syndrome. La existencia de este síndrome no ha sido aceptada por la Organización Mundial de la Salud ni por la Asociación Americana de Psiquiatría, que debido a propuestas externas está estudiando la posibilidad de incluirlo o no en su próxima edición del DSM.
¿QUIEN FUE
RICHARD A. GARDNER?
Era un psiquiatra infantil de New Jersey, que dedicó la primera etapa de su vida profesional a desempeñarse como perito judicial en los juicios por abuso sexual que se seguían contra padres, profesores y miembros de congregaciones religiosas. Fue capitán y psicólogo de militares que combatieron en la guerra de Corea, especializándose en técnicas de desprogramación de soldados estadounidenses prisioneros de guerra. Una revisión de los casos que luego presentó para avalar su teoría de la existencia del SAP, lo muestra como habitual perito de parte, contratado por los acusados de abuso. Su trabajo consistía en demostrar que el abuso no había existido. Lo más frecuente es que fuera el padre quien contratara a Gardner en respuesta a las alegaciones de la madre de que había abusado de su hijo/a. El psiquiatra entonces etiquetaba a la madre como "alienadora parental", y proporcionaba al Juzgado los argumentos para acusarla y evitar así que ella estuviera con los niños diagnosticados de SAP. Ningún trabajo de Gardner ha sido aceptado para su publicación en una revista científica. Sus libros fueron publicados por una editorial de su propiedad: Creative Therapeutics.
TEORÍA DE GARDNER
Habitualmente es un fenómeno desencadenado por uno de los progenitores respecto al otro; del mismo modo que no necesariamente se desencadena por
divorcio o separación, también puede ser provocado por una persona distinta del custodio del menor (nueva pareja, abuelos, tíos, etc.); también se han observado casos dentro de parejas que mantienen su vínculo, aunque son menos frecuentes. Gardner distingue tres grados de SAP: leve, moderado y agudo, aconsejando diversas formas de actuación para cada uno de ellos y destacando la importancia de distinguir en qué caso se está actuando. Es característico que los hijos estén involucrados en el proceso de deterioro, hecho que logra provocar el progenitor alienador mediante un mensaje y un programa constituyendo lo que normalmente se denomina "lavado de cerebro". Los hijos que sufren este síndrome, desarrollan un odio patológico e injustificado hacia el progenitor alienado que tiene consecuencias devastadoras en el desarrollo físico y psicológico de éstos. Consecuentemente el síndrome afecta también a familiares del progenitor alienado como son: abuelos, tíos, primos, etc. Otras veces, sin llegar a sentir odio, el SAP provoca en el niño/a un deterioro de la imagen que tiene del parental alienado, resultando de mucho menos valor sentimental o social que la que cualquier niño tiene y necesita de sus progenitores: "el niño/a no se siente orgulloso de su padre/madre como los demás niños". Esta forma más sutil, que se servirá de la omisión-negación de todo lo referente a la persona alienada, no producirá daños físicos en los menores, pero sí en su desarrollo psicológico a largo plazo, cuando en la edad adulta ejerzan su papel de progenitores. El síndrome de alienación parental está considerado como una forma de maltrato infantil. Por otra parte, la resistencia de muchos profesionales se explica por los casos de maltrato (incluyendo casos de abusos sexuales) en los que judicialmente se ha alegado SAP para desacreditar el testimonio de la madre y de sus hijos víctimas de abusos.


OPINIÓN DE ASAPMI

Es de público conocimiento que esta Asociación se ha pronunciado en contra del S.A.P, para tal fin a expresado en diversos medios: “la proliferación de pseudoteorías y de síndromes inexistentes es empleada cotidianamente como argumentos que pretenden entre otras cosas, invalidar, ignorar y silenciar los testimonios de niños, niñas y adolescentes víctimas de abuso sexual y de incesto paterno filial. Sabemos de la complejidad para poder determinar que muchos de los síntomas de carácter inespecífico que presentan los/as pacientes, en muchas oportunidades, se corresponden con la vivencia de una situación de abuso y/o de incesto paterno filial. Pero a la vez conocemos la importancia fundamental del relato de la posible víctima a la hora de asegurar que se ha ejercido abuso o incesto. Afortunadamente, contamos con conocimientos y con una vasta producción científica que desde hace tiempo avanza día a día no solo en materia de cuestiones intrapsíquicas referidas a la niñez y a su evolución, sino también en consonancia con otras disciplinas a saber, psiquiatría, derecho, trabajo social, sociología, antropología, y otras. Específicamente sabemos hoy mucho más acerca de los procesos de la memoria, el recuerdo y la posibilidad que tienen niños y niñas de dar a conocer situaciones relevantes de su vida cotidiana... A propósito del "SAP" los/as remitimos a la atenta lectura de la bibliografía de su creador, Richard Gardner. Sintéticamente podemos decir que su producción se ha basado en una serie de consideraciones acerca de la sexualidad de neto corte pedófilo al punto tal de recomendar a los padres la iniciación sexual de sus hijos e hijas. ... Ahora bien, en la Argentina, esta pseudoteoría fue aceptada y empleada por grupos de profesionales que poco a poco han creado una gran industria en la defensa de abusadores. Jueces, abogados y psicólogos nucleados en asociaciones que bajo la consigna de la defensa de padres separados de sus hijos, intervienen como peritos de parte en numerosos casos de supuestos abusos, algunos de ellos de público conocimiento. En ellos se esgrime a través de la coconstrucción de memorias y del "SAP"(ambos inexistentes en el campo científico), que los relatos de las víctimas en realidad son construcciones que parten de sus madres alienadoras y que las mismas, a través de la inoculación de ideas en contra del progenitor no-conviviente, logran que los niños y niñas reproduzcan relatos. Pero es mas grave aún, ya que en la mayoría de los casos argumentan que son los/as profesionales quienes co construyen también los relatos junto a las madres y los/as pacientes, o simplemente no se dan cuenta de la falsedad de los dichos de sus pacientes. Ahora bien, en esta simplificación de la grave situación que estamos exponiendo caben algunas consideraciones: La descalificación de la palabra de las víctimas de abuso sexual infantil e incesto paterno filial. La hegemonía del patriarcado ya que son las madres, mujeres, quienes tratadas de "alienadoras" influirían en contra de los padres progenitores. El desconocimiento de las cuestiones aún más básicas del psiquismo infantil. La negación acerca de que niños y niñas pueden dar testimonio de su padecimiento no solo a través de la palabra sino de los síntomas compatibles que junto a relatos específicos configuran una situación de ASI. La descalificación a los y las profesionales que desde el lugar que su ciencia lo indica y de acuerdo a la experiencia y formación idónea trabajan comprometidamente en sectores públicos y privados. La transgresión al código de ética profesional que de ninguna manera avala la puesta en práctica de pseudoteorías que no están convalidadas científicamente en nuestra comunidad y que por lo tanto resultan inexistentes.”
NUESTRA OPINION

Este instituto comparte la opinión de ASAPMI, y repudiamos profundamente esta teoría. Consideramos que el “síndrome de alienación parental” presupone a los niños y a las niñas como entidades pasivas susceptibles de ser moldeadas en sus pensamientos y sentimientos por adultos malévolos que les “introducen” ideas sin que cuente su propia percepción de la realidad. Esta imagen de la niñez no solamente va en la dirección opuesta de todos los estudios científicamente validados dentro de la psicología evolutiva, sino que contradice profundamente el espíritu mismo de la Convención Internacional por los Derechos de la Niñez. “Los niños no mienten”.

Para mayor información consultar las siguientes páginas:

INSTITUTO DERECHO NIÑEZ Y ADOLESCENCIA C.A.Morón
http://institutoninezyadolescenciacam.blogspot.com/

ASAPMI
www.asapmi.org.ar
info@asapmi.org.ar

CRECER SIN VIOLENCIA
crecersinviolencia@yahoo.com

2 comentarios:

quimosavic dijo...

Saludos.

Estoy interesado en la versión subtitulada del documental "Breaking the silence - Children´s stories"

Podrían ponerla a disposición en internet?

Muchas gracias.

Joaquim

Instituto Niñez y Adolescencia CAM dijo...

Estimado Joaquin, para obtener dicho documental, puede comunicarse via email a la pagina de ASAPMI, www.asapmi.org.ar, alli le diran como obtenerlo, muchas gracias por visitar nuestro blog. Instituto NyA CAM